CRIMINALÍSTICA: Otra perspectiva del delito -1

CRIMINALÍSTICA: Otra perspectiva del delito -1

CRIMINALISTICA - 1

Por Criminalística entendemos una disciplina auxiliar del Derecho Penal que se encarga de investigar o indagar en los hechos presuntamente criminales, intentando averiguar el qué, quién, cómo, cuándo y dónde de los hechos acontecidos, y por Criminología conocemos la ciencia que estudia el delincuente, su ámbito social, el delito, sus causas y la forma de prevenirlo.

Así pues, Criminalística es una disciplina auxiliar del Derecho Penal que se encarga de demostrar y explicar un delito, determinar sus autores y la participación de estos, a través de un conjunto de procedimientos, técnicas y conocimientos científicos.

Por medio de la criminalística se recrean los hechos acontecidos y se demuestra de manera científica lo ocurrido en un delito cometido por una o varias personas.

La actividad criminalística comprende actividades y procedimientos minuciosos para demostrar y recrear de manera correcta y efectiva los hechos ocurridos, empleando los instrumentos y armas utilizados en el hecho y, basándose siempre en los conocimientos y técnicas científicas para señalar a los autores del delito.

Las técnicas criminalísticas son comprobables, lo cual da un gran porcentaje de certeza de que lo demostrado fue lo que realmente ocurrió, es decir, es la verdad de los hechos probada a través del conocimiento científico.

La búsqueda de la verdad en un hecho delictivo se basa en un conjunto de principios básicos y fundamentales que rigen la criminalística, entre ellos:

La preservación del lugar del hecho o delito cometido.

Observación minuciosa del lugar de los acontecimientos, así como su fijación.

Continúa el levantamiento de todos los indicios encontrados, los cuales son enviados al laboratorio para su análisis.

Debemos entender que la primera (Criminalística) interviene cuando la actividad preventiva de la segunda (Criminología) no ha surtido efecto y se ha materializado el delito de una u otra forma, poniendo así en marcha la maquinaria del Derecho Penal, primero encaminada al esclarecimiento de los hechos  mediante el conjunto de Ciencias Forenses que concurren en la Criminalística para identificar qué ocurrió, cómo y quién o quiénes son los autores, y en una segunda fase, aplicando el Derecho Penal, la tipicidad y la pena al autor o autores del delito, una vez instruido y juzgado.

Criminología es la ciencia que busca las causas de las conductas antisociales presentes durante la evolución de los individuos que lo han llevado a desarrollar una personalidad antisocial, se extiende de las conductas tipificadas como delitos y abarca además de estos, a los trastornos relacionados con la personalidad antisocial. Al conocer las causas de la conducta antisocial, tratará de prevenirlas, y si ya se lleva a cabo dicha conducta, dará tratamiento para su rehabilitación; así como el modo de operación de las instituciones carcelarias y la readaptación de los antisociales tanto dentro como fuera de prisión.

Después de este conjunto de actuaciones procesales, la Criminología seguirá actuando en su faceta preventiva para incidir en la reinserción del delincuente, pretendiendo evitar la recaída en el delito que precisaría nuevamente la intervención de la Criminalística, actuación que pondría de manifiesto el fracaso de la Criminología Preventiva en su faceta rehabilitadora del delincuente.

Valga esta breve introducción para vincular claramente la Criminología y la Criminalística como parte de un todo, donde los conocimientos de una frente a otra y viceversa son absolutamente necesarios para avanzaren el campo que hoy pretendemos mostrar. Por tanto y desde aquí, quiero reivindicar que los estudios de Criminalística deben estar inmersos dentro de la Criminología y no referenciados a otras disciplinas que vienen reivindicándolos, que si bien presentan el necesario carácter científico en cuyo marco debe insertarse la Criminalística y las Ciencias Forenses, no deben apartarse de ningún modo del ámbito de la Criminología y por tanto del Derecho Penal, del que deben beber como disciplinas auxiliares que son.

La articulación actual de los estudios de Criminología, su catálogo de asignaturas como grado, y su necesaria dependencia de las Facultades de Derecho y en concreto de los Departamentos de Derecho Penal, descuida muy probablemente los conocimientos en Criminalística, reduciéndolos a pocos créditos, motivo por el cual los estudios en Criminología son —con cierta razón— criticados en este extremo por alumnos y externos que intuyeron en esta carrera su inmersión en la Criminalística; pues bien, como Criminólogo y Criminalista, creo que, lejos de modificar las asignaturas del grado, deberíamos poner el esfuerzo en informar a todos de la necesidad del Criminalista en estar formado en Criminología, como base sólida para ahondar a posteriori sobre la incipiente base en Criminalística que obtiene durante sus estudios de grado.

En conclusión, sin duda alguna, el Criminalista debe tener una base sustentada en la Criminología y en los estudios del Derecho que asientan el grado, y deberán ser los estudios de postgrado los que permitan ampliar dichos conocimientos en materias concretes y específicas que, si bien necesitan de la adecuada base científica, no se pueden extrapolar del mundo forense.

Sirva de aclaración el siguiente ejemplo: un tornero fresador es la persona capaz de crear todo tipo de piezas y, por tanto, encargado de crear todo tipo de prótesis6

de las que actualmente se utilizan en cirugía traumatológica; sin embargo, difícilmente cualquiera de nosotros permitiríamos que nos practicara una intervención quirúrgica sin haber estudiado previamente Medicina y haber realizado los cuatro años de residente en el Servicio de Traumatología, conforme se le exige a un traumatólogo para ejercer en la actualidad.

Por ello y cerrando así esta introducción, la Criminalística actúa cuando fracasa la Criminología Preventiva, pero el Criminalista del siglo XXI no puede seguir siendo un mero operario con conocimientos técnicos o científicos en una ciencia o varias ciencias forenses, de forma aislada, sino que se le deben requerir unos conocimientos básicos para actuar como parte de la maquinaria del Derecho Penal y sus ciencias auxiliares, siendo sin duda la Criminología, como Ciencia Multidisciplinar, la más adecuada para adquirir estos conocimientos previos y necesarios para abordar la Criminalística como conjunto de ciencias forenses que servirán para auxiliar al Derecho cuando se materialice una conducta tipificada penalmente.

Las Ciencias Forenses engloba a una amplia gama de disciplinas, cada una con sus prácticas distintivas. Las disciplinas de las ciencias forenses exhiben una amplia variabilidad de técnicas, metodologías, confiabilidades, niveles de error, estudios, publicaciones y aceptabilidad general.

Sigue en Criminalística 2

© Sergio Fernández Moreno. Todos los derechos reservados.

El contenido de este artículo y siguientes seriados,  son parte extractada de la conferencia impartida en 3 Marzo 2020 en el Ilustre Colegio de Abogados de Granada.

Impactos: 24

Redacción

Redacción

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies